Cómo aprender un idioma rápido

Berlitz

Aprender un idioma puede parecer un gran reto, especialmente si necesitás hacerlo con rapidez. Tal vez tengas que mudarte a otro país por cuestiones de trabajo, conversar con colegas extranjeros o comunicarte mejor con un nuevo compañero o con amigos. Tener expectativas realistas y fijar pequeños objetivos te ayudará a dominar las habilidades básicas de conversación. Te darás cuenta cómo podrás comunicarte en el nuevo idioma en menos tiempo de lo que te imaginas.

Te dejamos algunas maneras de aprender un idioma más rápido.

Aprovecha toda oportunidad para hablar el nuevo idioma

Como en cualquier otra tarea, aprender un idioma con rapidez requiere dedicación. Los expertos están de acuerdo en que los resultados son más rápidos cuando nos comprometemos a desarrollar nuestras nuevas habilidades.

Tu cerebro tendrá que trabajar más duro y pensar creativamente para comunicarse en el nuevo idioma, pero cuanto más lo hables, más probable es que lo domines. Aunque no puedas vivir en el extranjero, hay muchas maneras de usar tu nuevo idioma en situaciones cotidianas.

Rodeate del idioma que estás aprendiendo

Cambiá la configuración de idioma en tu teléfono y en las redes sociales. Reservá tiempo para estudiar o hablar el nuevo idioma sin distraerte y pronto notarás la diferencia. Este tipo de inmersión lingüística garantiza acelerar el proceso de aprendizaje.

Usá tu tiempo libre para aprender

Pensá en las cosas que haces para relajarte: leer, escuchar música o ver la televisión. Realizarlas en el idioma que deseás dominar te ayudará a aprender el idioma más rápido. Leer libros infantiles ilustrados es una buena manera de empezar a aprender lo básico debido a las pistas visuales que acompañan a las palabras. Aunque esto parezca trabajo duro al principio, no pasará mucho tiempo antes de que las nuevas palabras y frases empiecen a tener sentido.

Experimentá la cultura local

Si está dentro de tus posibilidades, planeá un viaje al extranjero para que puedas experimentar el idioma y la cultura de primera mano. Esto te permitirá probar tus nuevas habilidades en el entorno ideal. Este tipo de interacciones con hablantes nativos te ayudarán a entender el contexto y a mejorar tu confianza.

Practicá con otros

Es importante que un hablante nativo o un instructor te ayuden con tu progreso de aprendizaje. Aunque la práctica es la clave, sin nadie que te dé retroalimentación de la misma, podrías estar repitiendo los mismos errores una y otra vez.

No te preocupes por las cosas pequeñas

Con frecuencia tratamos de memorizar largas listas de palabras, lo cual puede ser frustrante cuando la gramática no es natural. Enfocate en la fluidez, en lugar de la perfección y estudiá temas prácticos en lugar de tratar de comprender textos demasiado extensos.

No le tengas miedo a los errores

Considerá a los errores como una oportunidad para aprender, no tengas miedo de equivocarte. Es muy fácil desanimarse, especialmente en las primeras etapas, pero la constancia lo hace todo. Una vez que aceptes los errores como parte del viaje y empieces a aprender de ellos, disfrutarás mucho más del proceso.

Seguí practicando

Cuando alcances tu meta lingüística, no dejes a un lado la práctica. Utilizá lo que aprendiste y seguí ejercitando tus conocimientos. Unite a un grupo de idioma local o buscá un compañero con quien hablar. Con el idioma a tu alcance, podés descubrir que conversar con otros es ahora mucho más fácil que antes.

Después de haber dominado el nuevo idioma, notarás aprender otros idiomas con más facilidad. Descubrí cómo Berlitz puede ayudarte a aprender un idioma rápido.

Share this