Cómo convertirse en políglota

Berlitz

Ya sea por negocios o por placer, aprender un nuevo idioma puede abrir un mundo completamente nuevo.

Imagínate poder conversar con los lugareños cuando viajas al extranjero o realiza negocios en la lengua materna de un cliente. Es gratificante, divertido y apreciado, ¿verdad?

Según la ciencia, también podría hacerte más inteligente. Especialmente si eres políglota.

Un estudio del centro médico de la Universidad de Georgetown descubrió que los adultos que son políglotas tienen más materia gris en las partes del cerebro responsables de la capacidad de atención y la memoria a corto plazo.

¿Qué es un políglota y cómo me convierto en uno?

Un políglota es alguien que conoce varios idiomas y es capaz de comprender, conversar, leer y escribir en cada uno.

Sharon Melamed, directora de Matchboard , es un ejemplo perfecto. Habla cinco idiomas, ha trabajado en cinco países y es traductora acreditada de japonés y alemán.

Ella dice que aprender un idioma es divertido, pero que no hay atajos. Los idiomas que elijas aprender deben depender de tus objetivos individuales.

“Tienes que ser paciente y dedicado, por lo que es muy importante tener un objetivo final como motivación", dice. “Ya sea para cerrar un trato en tu idioma de destino o para comunicarte con tu suegra sin un intérprete.

Estudié francés, alemán y japonés en la universidad. Pero siempre supe que el japonés serían el más importante para mi carrera, ya que Japón era el mayor socio comercial y fuente de turistas de Australia en ese momento.”

Entonces, ¿cuáles son sus consejos clave sobre cómo convertirse en políglota?

1. Prepárate para cometer errores

Cuando aprendes un nuevo idioma, es normal sentirse consciente de cometer errores, especialmente con hablantes nativos. Pero, si no practicas, no aprenderás ni mejorarás.

“La clave es no buscar la perfección”, dice Melamed. "Siempre que te hagas entender, incluso si hay errores de pronunciación y gramaticales por el camino, no pasa nada.

Tienes que estar dispuesto a bajar la guardia y aceptar que practicando un idioma, incluso con errores, puedes mejorar".

2. Domina las frases básicas primero

“Si estás aprendiendo un idioma con fines comerciales, es una buena idea aprender frases para saludar a las personas, conocerlas o intercambiar cortesías”, sugiere Melamed.

Tanto por negocios como por placer, vale la pena aprender frases y peticiones básicas, como "me gusta", "no me gusta", "menú, "por favor" y "puedo pedir”.

Si estás aprendiendo un idioma para viajar, también puede ser útil pedir direcciones, el tiempo o el costo de una porción adicional de helado. "Es muy tentador intentar pasar a un lenguaje más complejo", dice Melamed. "Pero, primero necesitas una base sólida".

3. Consigue un amigo por correspondencia que hable tu idioma objetivo

Registrarse en un intercambio de idiomas online es una excelente manera de encontrar un hablante nativo de tu idioma de destino.

Ya sea por correo postal o correo electrónico, un amigo por correspondencia nativo puede ayudarte con la gramática, la estructura de las oraciones o la traducción. También puede enseñarte dichos coloquiales o palabras informales.

Según un estudio de la Universidad japonesa, los participantes de un intercambio de correo electrónico intercultural dijeron haber adquirido "habilidades lingüísticas mejoradas", "nuevos canales a largo plazo para comunicarse en inglés”, “un mayor sentido de conciencia cultural” y muchos otros grandes beneficios.

4. Aplicaciones de idiomas, libros y audio

"Diferentes personas responden a diferentes métodos de aprendizaje, así que averigüa qué funciona para ti", dice Melamed. "Para algunos es leer un libro, para otros es tener la radio encendida de fondo, y para las personas a las que les gusta más estructura, hay varias aplicaciones ".

Melamed sugiere leer regularmente los principales periódicos online o escuchar podcasts de hablantes nativos. Si tu pareja o familia tiene contactos en el extranjero y los llama con regularidad, escucha las conversaciones.

“Hago eso constantemente con mi esposo que llama a su casa en Israel cada dos días”, dice Melamed. "La exposición a estas conversaciones diarias es increíblemente útil y se absorbe más de lo que cree”.p>

5. Viajar al pais

No hay mejor manera de aprender un idioma que rodearse de su cultura y su gente nativa.

"Es increíblemente valioso pasar tiempo en un país donde se habla tu idioma de destino", dice Melamed. "Incluso unas pocas semanas en el extranjero pueden acelerar tus habilidades, y las cosas de repente ‘encajarán’ y tendrán sentido".

Para beneficiarte realmente, pasa el rato en cafés o bares donde estan los extranjeros. Escucha las conversaciones a tu alrededor e inícialas tu mismo. Sé el parlanchín, no el callado.

"No hay nada como sumergirse en el entorno lingüístico de un hablante nativo", dice Melamed. "Es la mejor manera de acelerar tu vocabulario y comprender el lenguaje en el mundo real en lugar del entorno de los libros de texto".

Si estás ansioso por aprender lo más rápido posible, puedes considerar un programa de estudios en el extranjero..

6. Con la práctica se consigue la perfección

Un idioma no se puede aprender sin práctica, y cuanto más practicas, mejor te vuelves.

“Puedes practicar tus habilidades de comprensión escuchando la radio o la televisión de SBS y leyendo las noticias online en tu idioma de destino”, dice Melamed.

Ella señala que también se puede practicar hablando con estudiantes de intercambio, amigos o familiares que sean hablantes nativos de tu idioma de destino.

Para una práctica más creativa, intenta seguir a compañías internacionales en las redes sociales para recibir contenido multilingüe en tu suministro de noticias, seleccionar una canción de las listas musicales internacionales y traducirla o escribir tu lista de compras en tu idioma de destino.

Descubra cómo podemos ayudarte a hacer las conexiones que te abrirán un mundo a posibilidades.

Share this