Holandés, griego y árabe - Idiomas no comúnmente estudiados

Berlitz México

¿Te has planteado la idea de estudiar otro idioma, pero ninguno de los que has contemplado te atrae? Elegir una segunda lengua puede tener implicaciones para toda tu vida, no solo en el ámbito personal, sino también en el profesional, por lo que hoy te hablaremos del holandés, el árabe, el griego y más idiomas que no se estudian comúnmente y que pueden cambiarte para siempre.

Holandés

El idioma holandés forma parte del árbol genealógico germánico occidental y, como tal, es primo del inglés y el alemán y hermano del afrikaans. Otro primo es el frisón, una lengua minoritaria regional que se habla en el norte de los Países Bajos, Dinamarca y Alemania. El holandés también está relacionado con los miembros de la familia de lenguas germánicas del norte, como el sueco, el danés y el noruego.

El holandés es el idioma nacional en los Países Bajos, Bélgica, Surinam en América del Sur y las Antillas Holandesas. En Bélgica, es el idioma oficial de Flandes, la región norte del país, y también se habla en Bruselas, aunque la mayoría de la población de la ciudad habla francés. En Surinam y las Antillas Holandesas, el holandés sigue siendo un idioma oficial, pero también se hablan otros idiomas.

En total, hay más de 22 millones de hablantes nativos de holandés y es un segundo idioma popular en Alemania, el norte de Francia y cada vez más en Europa del Este. También puedes encontrar hablantes nativos de mayor edad en Australia, Nueva Zelanda, EE. UU. Y Canadá, ya que muchos holandeses emigraron a estos países en la década de 1950.

Quizás no te diste cuenta, pero probablemente ya hablas un poco de holandés. Los colonos holandeses estuvieron entre los primeros en poner un pie en América en el siglo XVII y, por supuesto, trajeron consigo palabras holandesas cotidianas. Hoy puedes encontrar más de 1500 palabras en un diccionario de inglés. Aunque estos vocablos también se han colado en el francés, alemán y el español.

La cultura holandesa, y por lo tanto el idioma holandés, no teme aceptar palabras o expresiones extranjeras. Las palabras en francés, alemán y especialmente en inglés, se introducen fácilmente en la conversación diaria en holandés por lo que resultan muy familiares si ya dominas alguno de otros idiomas.

Árabe

No es ningún secreto que cuanto más exótico se percibe un idioma, más desafiante se vuelve. Aprender árabe es un proceso que tiene una doble dimensión.

A simple vista, puede parecer que aprender a leer y escribir árabe es una tarea difícil y, aunque puede que sí lo sea, en realidad el español y el árabe guardan relación entre ellos y poseemos palabras muy similares. Esta influencia del árabe es muy significativa y se debe a la presencia de esta cultura en la península Ibérica durante un largo período de tiempo, desde 711 hasta 1492. Lo que nos heredó un conjunto de palabras que incluso hoy en día, son de uso común y tienen su origen en la lengua de los astrónomos árabes.

¿Sabías que la palabra “ojalá” quiere decir “que Alá lo permita”?

El árabe estándar es, ante todo, una lengua escrita. El alfabeto específico, la escritura de derecha a izquierda y la complejidad de su estructura gramatical y ortográfica, hacen de esta lengua una de las más difíciles de traducir y de aprender. Se te abrirá en el árabe estándar, una esfera inscrita en los libros. La cultura que vive al cobijo del árabe te llevará a un mundo variado, encantador y entretenido que se enorgullece de sus múltiples aportaciones a la cultura universal.

Griego

Aprender un idioma se trata principalmente de comprender una cultura. Si decides aprender griego, te sorprenderá la belleza de la música, la poesía y la literatura griegas; que pronto te darás cuenta que entiendes, lo que te permitirá disfrutarlo quizás antes de que puedas hablarlo, porque resuena, de una manera impresionantemente universal, con cada emoción y experiencia humana. Esto, por supuesto, te dará la oportunidad de comprender mejor su propia cultura, al verla desde un ángulo completamente diferente.

Muchos estudiosos del idioma llaman al griego "el idioma de todos los idiomas". Sus raíces indoeuropeas, su completa sintaxis y gramática, y su vocabulario que describe el más mínimo sentimiento o circunstancia, así como el hecho de que le ha dado a la mayoría de los idiomas modernos una gran variedad de palabras y conceptos le han valido este título.

Para los políglotas, o las personas que aspiran a convertirse en políglotas, esto significa que aprender griego podría facilitar mucho el aprendizaje de otros idiomas europeos como el ruso y el alemán, o incluso el turco.

Comparte

Llámanos

55 8647 9099


Conoce más

Completa el siguiente formulario y te contactaremos para darte más información y resolver tus dudas sobre las opciones de aprendizaje que tenemos para ti.