Estrategias de aprendizaje en clases con instructor en vivo

Berlitz Chile

Para aprender un nuevo idioma o retomar un idioma que ya conocías, la tendencia son las clases con profesor en vivo. Aquí te dejamos algunas estrategias para aprovechar al máximo tus clases en línea.

Es un hecho que la educación ha rebasado al pizarrón y los libros. No es necesario estar presente en un salón de clases para acceder al conocimiento pues desde la comodidad de tu casa puedes compartir aula virtual con instructores y compañeros de todo el mundo, maravilloso, ¿No crees? Sin embargo, esta transición puede ser un poco difícil o tomar algo de tiempo, pues tendemos a sentirnos más comprometidos cuando estamos en autentica presencia de nuestro instructor. Además, dentro de un salón, los distractores están reducidos a lo que suceda afuera; difícilmente se le interrumpirá el audio al instructor durante la lección.

No obstante, las clases a distancia ofrecen una gran cantidad de ventajas, comenzando por la oportunidad de estudiar a tu propio ritmo y horario.

A continuación enlistamos algunas estrategias de aprendizaje que te serán muy útiles si estas considerando inscribirte a un curso en línea.

  1. Disciplina: Si ya te decidiste por inscribirte a un curso, lo primero que debes considerar es la disciplina. ¡Estudiar a distancia no significa que sea más sencillo tomar una clase! Ya sea manualidades, deportes o un idioma, todos tienen su grado de complejidad. Hay que tomar las clases en línea como algo serio que requiere disciplina y concentración. Sé constante con tus clases; asiste tanto como te sea posible y si por alguna razón no logras atender la clase, busca la manera de ponerte al corriente con los apuntes y ejercicios realizados.

  2. Organización: sin duda la organización juega un rol imprescindible en la educación a distancia. ¡No querrás correr por toda tu casa en busca de tu material de estudio o el cargador de tu computadora minutos antes de iniciar tu clase! Prepara todo lo que vayas a utilizar con antelación, de esta manera evitarás el tener que levantarte de tu lugar durante la clase y a la par te ayudará a mantener la concentración durante más tiempo. La organización es la mejor estrategia para lograr el éxito en un curso a distancia, por lo que también incluye una mochila o un espacio específico para guardar tus objetos personales de estudio como cuadernos, bolígrafos, etc. Te será más sencillo encontrarlos si los mantienes todos dentro de un mismo lugar.
    Si te gusta escribir tus notas de forma digital, entonces te sugerimos que realices una carpeta principal con el nombre del curso que estás tomando y la subdividas en tantas carpetas como te sea necesario, “lecturas”, “tareas”, “ejercicios”, son algunos de los nombres que te sugerimos para esta estrategia de aprendizaje.
    Por el contrario, si lo tuyo es escribir sobre papel, ya sea que utilices hojas sueltas o un cuaderno, mantén un orden en tus apuntes. Escribir en diferentes cuadernos o utilizar diferentes estilos de hojas te puede crear confusión. Un tip que te damos es que siempre escribas la fecha, esto te ayudará a saber qué apunte va antes y cuál después.

  3. Agenda: de la mano con la organización, te recomendamos que lleves una agenda, bullet journal, calendario o un cuaderno de notas, de manera que siempre tengas presente tus pendientes, tareas, incluso dudas que te surjan durante el repaso. Si prefieres la forma electrónica, existen un sinfín de aplicaciones para celular y computadora que te ayudarán a llevar un control sobre tu curso. Eso sí, que la agenda no sea un pretexto para utilizar el celular durante la clase. Si prefieres la forma física, puedes adquirir una agenda o personalizar un cuaderno para tu registro. Cuando escribas tus notas, recordatorios o pendientes, intenta ser lo más conciso posible sin omitir detalles importantes como fecha de entrega, especificaciones, el nombre de tu compañero de equipo, etc.

  4. Horario: Aunque no estés de forma física en una escuela y por consiguiente en un salón de clases, establecer un horario es una estrategia que te ayudará para poder dedicar el tiempo correcto a cada una de tus actividades. Además del estudio, seguro tienes algunos pendientes que realizar, ir al súper, pasear al perro, comer. Todas y cada una de tus actividades son importantes, por eso saber administrar tu tiempo te será muy útil a la hora de elegir en qué momento tomar clases en línea, en especial si el curso te permite estudiar a tu propio ritmo. Sé consiente del momento del día en que te sea más fácil estudiar, ya sea por la mañana, a medio día o por la tarde. Establece tu horario de estudio de una manera tal que nada perturbe tus clases.

  5. Adiós al celular: La educación a distancia no es menos importante o demandante que la educación tradicional, esto es un paradigma difícil de romper pues al estar en casa el estudio se ve interrumpido por muchos factores. A menos que utilices tu celular para ingresar a las plataformas del curso, no permitas que más allá de ser una herramienta, tu celular se convierta en una barrera para tu estudio. Cuando estés en tus clases en línea evita revisar tus redes sociales, mandar mensajes o buscar información en internet que no esté relacionada con el tema que estás aprendiendo. De por sí mantener la concentración con el mundo corriendo de prisa fuera de la pantalla es difícil, ahora imagina que le agregas tu teléfono como distractor. Esto difícilmente ocurre durante las clases presenciales, donde el empleo de este aparato es más restringido; conserva ese buen hábito.

  6. Alimentación: Aunque no lo creas, la alimentación también influye a la hora de aprender. Si eres de las personas que se concentran mejor por las mañanas, un buen desayuno, pero ligero, te ayudará a iniciar no sólo tu día sino también tu clase. Por el contrario, si prefieres estudiar en las tardes, evita comer platillos muy pesados, para que no te de sueño mientras tu organismo realiza la digestión. Tal vez no siempre tengas tiempo de comer un plato completo, prueba teniendo a la mano snacks rápidos y saludables. Ya sea un sándwich o un guisado ¡jamás los lleves a tu espacio de estudio! Se te hará un mal hábito el comer durante tus clases y estarás más preocupado por terminarte la comida a tiempo que por poner atención.
    Finalmente, no olvides mantenerte hidratado. Ten a la mano un vaso de agua, o si lo prefieres una botella de agua te será más efectiva para evitar derrames.

  7. Espacio: El espacio de estudio dice mucho de ti y en el caso de las clases a distancia será tu mejor aliado. Los ruidos externos, los apagones, la lluvia tu conexión a internet, son factores que no puedes controlar, sin embargo, sí puedes hacer mucho por tu espacio de estudio. Dentro de tu casa, busca un lugar, no importa el tamaño, donde puedas trabajar con la menor cantidad de distracciones. Ya sea que destines tu propia habitación, el estudio, o una parte de la mesa del comedor, procura que este sea un lugar constante, de esta forma te será más sencillo mantener la organización de la que ya hemos hablado.
    Una vez que hayas elegido el lugar destinado para tus clases mantenlo ordenado; el orden y la limpieza te harán sentir tranquilo y en control de las cosas. Si cuentas con el espacio suficiente, personaliza el lugar a tu gusto.

    - Puedes añadir velas aromáticas o inciensos para concentrarte mejor, un calendario en la pared te ayudará a ser consciente de tus tareas y pendientes. También puedes escribir una lista con tus propósitos y expectativas del curso al que te inscribiste, esto para mantenerte motivado día con día.

    - Que en tu decoración no haya peluches, aparatos electrónicos innecesarios o cualquier otro objeto que pueda distraerte, eso incluye a tus mascotas. Por cierto, si eliges tu habitación como espacio de trabajo, intenta utilizar tu cama lo menos posible pues es muy sencillo distraerse y en ocasiones quedarse dormido.

  8. Comunicación: Una estrategia infalible para despejar dudas, inquietudes, incluso molestias es la comunicación con tu instructor. La única forma en que éste puede saber que la lección del día ha quedado clara es si tú se lo haces saber. ¡Anímate a participar durante tus clases! No esperes esos silencios incomodos tras la pregunta del instructor; si conoces la respuesta, participa. No te olvides de siempre ser respetuoso y en caso de que la situación lo amerite, levanta la mano para participar. Si tienes alguna duda no te la guardes para después, pregúntale a tu instructor a la brevedad. En ocasiones tanto el audio como el internet fallan y no lograste escuchar lo que se está diciendo en clase, pídele que se repita la frase o explicación para que no dejes tus apuntes incompletos. Si el ejemplo no te quedó claro, pregunta por otro, o intenta desarrollar uno tú mismo y exponlo durante la clase.

  9. Antelación. Cuando hablamos de antelación no sólo nos referimos a los momentos o días antes de que comience tu clase. Incluso antes de decidirte por un iniciar un curso consulta cuáles son los requerimientos para el mismo. A través de qué plataforma se realizarán las clases virtuales y si requieres descargar alguna aplicación en específico, cuál será el medio de comunicación entre tu instructor y tú, si requerirás material adicional tales como libros o diccionarios y si puedes utilizar un formato digital de los mismos. Incluye esta estrategia siempre que inicies un nuevo curso, pues de esta forma estarás preparado para los retos que te impongas.
  10. Autoestudio. Recuerda que la educación ya a distancia, ya presencial no es una tarea exclusiva del instructor, implementa la estrategia de ser tu propio maestro: previo a que comience tu clase, toma la iniciativa, investiga y estudia el tema por tu cuenta, de esta forma estarás preparado en caso de que tu instructor te haga alguna pregunta, además, podrás formular tus propias dudas antes de comenzar la clase, por lo que te será más sencillo enfocarte en esos temas.

Una de las estrategias del autoestudio que mejor te funcionará es el repaso en dos momentos

Antes: Antes de comenzar con tu clase realiza un breve, pero significativo, repaso de la clase anterior; hazlo a conciencia. Leer los subtítulos de tus notas no es suficiente, tómate tu tiempo para comprender lo que estás leyendo. Y de igual forma, en caso de que algo de la clase anterior no te haya quedado claro, pregúntaselo a tu instructor.

Después, una vez que la clase haya concluido, no sólo almacenes tus notas. Otra estrategia que te ayudará mucho es darle una leída a lo que acabas de anotar. Quizá recuerdes algo importante que se mencionó durante la clase y que no anotaste. Además puedes complementar tus apuntes con lo que has aprendido, resaltar textos y añadir ilustraciones.

El autoestudio llega una vez que la clase finalizó, por eso te hacemos hincapié en que repases los temas, realices los ejercicios que te asignaron en clase y complementes tus notas. En este momento de estudio ya puedes hacer uso de otras herramientas digitales como videos, cuestionarios, infografías, etc., no te olvides de consultar fuentes confiables de información.

Todavía no se escribe una receta con las instrucciones exactas para tomar clases en línea, existen tantas estrategias como estilos de aprendizaje. Sólo tú sabes cuáles de estas se adaptan mejor a tus necesidades y a las características del curso que has decido estudiar. El primer paso ya lo diste, comenzar un curso, no te desanimes si al principio te cuesta un poco de trabajo encontrar el ritmo, la constancia y la dedicación te llevarán al éxito. Practica con familia o amigos en las plataformas que vas a trabajar para que te familiarices con ellas y explotes al máximo tus habilidades digitales.

Share this

Conoce más

Te contactaremos para enviarte más información.
Al dar clic en “ENVIAR” estás aceptando nuestra Política de Privacidad.