Mejora las relaciones internacionales con la capacitación

Berlitz Chile

El mundo empresarial se caracteriza por vivir en constante cambio y el último año ha sido un claro ejemplo de que la premisa de “evolucionar o morir” está más vigente que nunca.

Los negocios han explorado nuevas formas de trabajo buscando no perder su cuota de mercado y seguir siendo competitivos en su sector. Desde el home office, hasta la posible implementación de semanas laborales de 4 días, las empresas modernas quieren cambiar la forma de hacer las cosas para así no perder relevancia y generar ingresos continuos.

La transformación digital se convirtió en un deber para todos los negocios, sin importar su industria o tamaño. Y con esta adaptación se abrieron nuevos retos comerciales, diferentes mercados por explorar y la posibilidad de desarrollar relaciones internacionales para crecer una organización.

Gracias a tecnologías de telecomunicación y plataformas como Zoom, Microsoft Teams y Meet de Google, ya no existen fronteras para la colaboración con corporativos, proveedores, clientes y empleados que no se encuentren en una misma región geográfica.

Lo que antes era un desafío ahora es una oportunidad: acercarse al mundo entero para crecer una organización laboral.

La relaciones internacionales como parte de una estrategia global

Las empresas que encuentren el camino para sacarle provecho a un mundo sin fronteras serán líderes en sus respectivos mercados y tendrán mayor probabilidad de crear alianzas internacionales que se traduzcan en ventas.

Para lograrlo, los encargados de dirigir estos negocios deben cambiar su mentalidad y orientarla a construir una organización preparada para el reto de la globalización. Un primer paso es dotar de las herramientas adecuadas a su personal para desempeñarse con éxito en la nueva visión. La capacidad de entender y hablar otro idioma será esencial para la comunicación con el resto del mundo.

Ser el mejor en finanzas, mercadotecnia, ventas o desarrollo de tecnología no sirve de mucho en un escenario mundial si no se tiene la capacidad para transmitir las ideas correctamente y con el menor margen de error posible. Por eso, el dominio de otra lengua es un requisito indispensable para cualquiera que quiera trascender su región y llevar su proyecto al siguiente nivel estableciendo lazos con otros países.

La realidad es que pensar local ha quedado atrás. Actualmente la visión más redituable monetariamente es aquella que mira al mundo entero como un mercado potencial. Donde antes existían fronteras ahora hay espacios colaborativos para explorar

Por ejemplo, si una empresa comercializa artículos de limpieza ecológicos y quiere llegar al público consumidor de Estados Unidos, se puede contactar a una empresa ubicada en ese país que ayude a la exportación, distribución y venta de los productos.

Lo mismo aplica si se trata de un negocio dedicado a la industria restaurantera. Llegar a un mercado en el extranjero será más económico si el equipo de empleados logra desarrollar los contactos necesarios para una implementación exitosa y acorde a los gustos, tendencias e identidad cultural de los futuros clientes.

Contar con un equipo preparado para establecer alianzas internacionales es una de las ventajas que más impacto pueden hacer en el crecimiento de una compañía.

La capacitación es un beneficio laboral

En una empresa, ¿Quién es el responsable de brindar a los colaboradores la herramienta de hablar otro idioma?

La respuesta fácil es decir que son los mismos empleados quienes deben procurar su desarrollo profesional y que en ellos recae su preparación si quieren aspirar a mejores puestos y salarios.

Sin embargo, otra de las enseñanzas que nos ha dejado la cuarentena durante la pandemia es que son los beneficios extra los que se han convertido en el principal atractivo cuando se trata de buscar o permanecer en un empleo. Uno de ellos es la capacitación en otro idioma.

Según el estudio Renumeración 2021: México y Centroamérica de PageGroup el dinero es el principal atractivo a la hora de reclutar, pero los trabajadores le dan mucho valor al desarrollo profesional dentro de una compañía para tomar la decisión de ser parte de ella.

Las áreas de recursos humanos y los directivos de las organizaciones pueden aprovechar esta tendencia para fortalecer su capital de colaboradores con un doble beneficio: atraer talento en demanda y crecer las competencias generales del negocio.

Es un extra que no solo da resultados para quienes tomen las clases, también gana la misma empresa ya que desarrolla una fuerza laboral más competente y preparada para entrar a un campo de negocios a nivel mundial, en donde las personas que sean capaces de manejar otra lengua serán clave para generar business.

El poder de una colaboración global

Tener una plantilla de trabajadores multilingüe tiene más beneficios además de la capacidad de crear relaciones internacionales sólidas. Uno de ellos es la posibilidad de trabajar con equipos y personas que se encuentran en otras regiones del mundo para integrarlas a un proyecto.

Imaginemos poder contratar al mejor diseñador gráfico de Francia para los materiales de publicidad de una organización. O tener en nómina al mejor desarrollador de apps de Inglaterra. ¿Cuánto valdría en términos de crecimiento contar con un coach experto internacional que ayude al equipo directivo de una empresa a tomar mejores decisiones?

Al no tener al lenguaje como barrera, será más fácil y ágil el establecer alianzas internacionales con organizaciones y trabajadores que tengan la misma meta en común con la empresa.

Los departamentos de capital humano tendrán acceso a contrataciones internacionales sabiendo que los equipos de trabajo están preparados para tener conversaciones y comunicaciones sin la barrera del idioma. Así, el crecimiento de una empresa se dará a pasos acelerados aumentando la productividad interna.

Si hablamos de relaciones internacionales con otras organizaciones sucede lo mismo. El staff de un proyecto puede estrechar lazos con equipos externos que ayuden a concretar una meta comercial. Pueden ser empresas del mismo sector interesadas en una alianza o proveedores de servicios que tienen el conocimiento experto en un tema indispensable para la operación a corto, mediano y largo plazo.

Este es el futuro de los negocios y de la sociedad. Un mundo colaborativo unido por la tecnología y el lenguaje.

El precio de desconocer un idioma

Manejar otra lengua no solo ayuda a potencializar un negocio y sus colaboradores. También sirve para evitar errores embarazosos y costosos.

Tal como le pasó a American Airlines, que fue noticia en temas de marketing por una estrategia fallida consecuencia de una mala traducción y poco dominio del idioma español. Su campaña “Fly in leather” era un éxito en Estados Unidos y los ejecutivos decidieron llevarla al mercado mexicano tratando de replicar los resultados de su oferta para viajar con el lujo y comodidad de los asientos de piel.

Lamentablemente, cuando se tropicalizaron los materiales el slogan quedó como “Vuela en cuero”. Aunque es una traducción correcta, ninguno de los integrantes del equipo de marketing o publicidad tomó en cuenta que la palabra “cueros” es utilizada como expresión de desnudez. El resultado fue una publicidad invitando a viajar en avión sin ropa.

El desconocimiento del idioma por parte de los publicistas de la aerolínea provocó burlas y gastos en tiempo y recursos. Inconvenientes que se pudieron evitar si se hubiera hablado el idioma español y entendido las expresiones locales.

Aunque probablemente a menor escala, los errores o incapacidad de entender un idioma extranjero son perjudiciales para un negocio cualquiera. Un buen ejemplo son los correos electrónicos o mensajes de una filial en otro país con carácter de urgente.

Si no se entiende el mensaje y se necesita del apoyo de un traductor puede pasar mucho tiempo para resolver una situación determinada que requería acción inmediata. Es un caso muy común en grandes corporativos internacionales.

Otro escenario habitual en los trabajadores de hoy, es que se ven en contacto constante con palabras extranjeras en su día a día. Ya sea en el uso de software, capacitaciones laborales, reuniones con filiales, documentos corporativos y hasta en chats internos. Tener un idioma extra en el conjunto de habilidades es una ventaja que no se puede dejar pasar.

El idioma como eje de trabajo

Dependiendo del giro de un gran corporativo, lo más probable es que el inglés sea utilizado como el lenguaje oficial para las comunicaciones entre todas las sedes si es que cuenta con oficinas repartidas en varias partes del mundo.

Colaborar eficazmente es indispensable para llevar a cabo la operación diaria y ejecutar los planes dictados por los directivos. De ahí que para una empresa con operaciones globales tenga como tarea prioritaria contar con equipo capaz de hablar y entender otro idioma.

Contar con los empleados capacitados agilizará las comunicaciones y evitará que se malinterpreten instrucciones por parte de los niveles gerenciales. También contribuye a entender el funcionamiento de plataformas tecnológicas extranjeras o hasta en manuales de operación redactados por otras personas en otra ubicación y que se requieren para el funcionamiento de la oficina.

Incluso cuando se requiera reunir a empleados de diversas partes del mundo para un seminario o una planeación estratégica, será más sencillo obtener resultados si todos los participantes son capaces de comprender lo que se presenta a la misma velocidad gracias a su nivel de dominio de un idioma. Esto aplica tanto para los futuros encuentros presenciales como los virtuales, que se han puesto tan de moda.

Warren Buffett, uno de los más grandes inversionistas en el mundo, dice que la mejor inversión es en uno mismo. Eso incluye la capacitación como parte del desarrollo profesional y laboral.

Es un principio que también aplica para todas las empresas. Si buscan ser mejores que su competencia, crear relaciones internacionales sólidas y captar más clientes, deben invertir en el crecimiento de sus colaboradores y darles la herramienta de un idioma adicional.

Es un gasto que se pagará por sí solo en forma de nuevos ingresos económicos y mayor presencia en un escenario global donde todo está cambiando continuamente y se requiere de resiliencia para estar a la altura.

Share this

Conoce más

Te contactaremos para enviarte más información.
Al dar clic en “ENVIAR” estás aceptando nuestra Política de Privacidad.